domingo, 10 de febrero de 2019

POLÍTICOS FRÍVOLOS E IRRESPONSABLES


Recuerdo con infinita tristeza la tragedia de nuestra Guerra Civil y el sufrimiento que conllevó no solo durante la contienda sino una vez terminada la misma, y espero que jamás vuelva a suceder algo tan penoso y terrible. Pero oyendo estos últimos días a Casado, Rivera y Abascal, con sus soflamas incendiarias, pareciera que su deseo es empujar de nuevo a los españoles hacia el enfrentamiento radical y cruento, pues según sus consignas para la manifestación del fin de semana, es como si quisieran jugar de nuevo con ese dantesco espectáculo, en un concurso de masculinidad y testosterona. Y desde aquí yo les digo: "IRRESPONSABLES". 
La vehemencia incendiaria que demuestran con sus soflamas, tratando de enfrentar a unos españoles contra otros, tratando de hacer ver que dialogar es traicionar a España y que esa supuesta traición solo se puede solucionar con el enfrentamiento y no mediante el diálogo, es para echarse a llorar. Utilizar un lenguaje bélico propio del militarismo para justificar ciertas decisiones y articular argumentos cuya solución es el enfrentamiento entre españoles, es caer en el radicalismo rancio de esa derecha prepotente, fascista y belicista que solo lleva guerra, dolor y muerte a un pueblo, a una nación y que están a punto de provocar  con su frivolidad y falta de responsabilidad, ya que solo les falta apelar al militarismo y una nueva contienda nacional.
La convocatoria de hoy requiere responsabilidad y sentido de la mesura, y no el intentar meter el miedo asustando a la gente con la traición y desmembración de la Patria, porque nada de eso ocurre ni ocurrirá, porque de lo que se trata es de buscar soluciones, evitando  la crispación y la ruptura entre izquierdas y derechas, y buscar soluciones que garanticen la convivencia entre unos y otros y no la de unos sobre los otros.
Estos conceptos que son contrarios a cualquier idea racional y humana como vehículo del progreso, el bienestar y la paz de una nación, solo son esgrimidos por aquellos que bajo el subterfugio del interés nacional, esconden una desmedida ambición de poltrona y poder absoluto sobre los ciudadanos de un país, pero sobre todo sobre los más humildes y pobres de la sociedad, sobre aquellos cuyas ideas están asociadas con la Justicia, la Libertad y la Igualdad de todos los individuos.
Por último resaltar que ese patriotismo decadente de banderas y apelación a ideas excluyentes y a régimenes totalitarios, lo único que fomentan es la crispación social y una profunda erosión de las instituciones democráticas, porque señores, aclarémoslo de una vez, no es patriota aquel que exhibe la bandera, sino aquel que se preocupa de que todos los ciudadanos puedan vivir mejor en un clima de concordia y paz, aquel que lucha contra las escandalosas diferencias sociales y económicas, aquel que lucha contra la pobreza extrema y la exclusión social de una gran parte de la sociedad, en definitiva aquel que lucha por alcanzar un grado de bienestar que permita vivir a los desheredados de la fortuna con dignidad y esperanza, construyendo un país mas solidario, con mas justicia fiscal, menos desigualdad y mayor bienestar, con unos buenos servicios públicos, menos corrupción y un buen funcionamiento de las instituciones democráticas, lejos de ese abismo a los que nos quieren llevar las soflamas del tripartito de la derecha, que dicho sea de paso nada bueno puede traer para España y los españoles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario