miércoles, 6 de febrero de 2019

POLÍTICOS INCENDIARIOS Y ÁVIDOS DE PODER

Siento un profundo desprecio por esa clase de políticos que con soflamas y discursos incendiarios, pretenden manipular a los ciudadanos y alterar el orden social y político en defensa, no de España y los españoles, sino de intereses espurios y muy personales, que se evidencian claramente en una ambición desmedida de poder y poltrona para hacer de España su chiringuito particular y poder establecer el sistema que le han encargado los poderes fácticos del país: el poder empresarial y el poder financiero.
Casado, Rivera y el de Vox, llaman traidor a Sánchez por pretender dialogar mediante un interlocutor sobre el grave problema que atraviesa Cataluña y que afecta directamente a España como país. Lejos de mis deseos que Cataluña se convierta en un país independiente,  incluso creo que esta autonomía hace tiempo que tendría que haber sido disuelta y agregada a Aragón y Valencia. pero dicho esto, tanto Casado como Rivera están haciendo un discurso partidista con este tema con el único objetivo de desgastar al Gobierno y en concreto a pedro Sánchez para que convoque elecciones. Su nerviosismo e irritación esta patente, desde el momento en que no pueden cumplir con los objetivos que le han marcado los poderes concentrados en la Oligarquía económica de este país. Bien saben ellos que Sánchez no les va a conceder ni la Independencia, ni el derecho de autodeterminación, ni un posible referéndum y mucho menos intervenir en la judicatura para colocar de parte sobre el proceso que se va a juzgar en el Supremo.
El único pecado de Sánchez si acaso, es haber dado alas a los independentistas con su ambigüedad y falta de determinación para zanjar de una vez por todas el tema catalán, supeditado como esta a la aprobación de unos presupuestos que significarían la aplicación de medidas sociales que le rentarían electoralmente.

Pero de ahí, a las esperpénticas declaraciones de Casado y Rivera tachando de traición a España a Pedro Sanchez, va un abismo y constituye un agravio y un insulto que solo provocan división y enfrentamiento entre españoles que ven en los políticos, individuos luchando como buitres en busca de la carroña y que manipulan y mienten mas que hablan, intentando derrocar al contrario, para ocupar la poltrona y tener el poder. Confío en que los españoles no se dejen engañar. Una cosa es rechazar la deriva catalana y no conceder crédito alguno a los pirados y rebeldes catalanes y otra cosa es utilizar a los ciudadanos para obtener réditos electorales que les sirvan de trampolín para alcanzar el ansiado poder. Los españoles no queremos a estos políticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario