domingo, 14 de abril de 2019

14 DE ABRIL, LA II REPÚBLICA

UNA REVOLUCIÓN SOCIAL QUE NUNCA SE CONSOLIDÓ

Un día como hoy del año 1931 fue proclamada la II República que basaba sus valores en la Declaración de los Derechos de los Ciudadanos cuyo primer principio establecía "que todos los hombres nacen y permanecen libres e iguales ante la Ley y el Derecho, principio sustentado por las premisas de "Igualdad", "Libertad" y "Solidaridad", que supusieron la mayor revolución social de la historia, y sustentaron una democracia real, que poco a poco se fue degradando por un filibusterismo parlamentario, donde el debate político se transformó en puro oportunismo, demagogia, ambición y unas mal disimuladas ansias de poder y poltrona, que han convertido a la democracia en una farsa donde el poder económico ha sustituido al poder político, estableciendo un sistema social, basado en las premisas de su prepotencia económica, reglas hechas a su medida, interés y conveniencia. 
 Los principios que rigen una sociedad libre, justa, igual y solidaria están recogidos hoy día en nuestra Constitución. Cuando un gobierno permite que estos principios sean ninguneados, pasando por encima de dicha Constitución, se convierte en un gobierno títere y pierde la  legitimidad de gobernar.
Hoy tenemos una sociedad con las mayores desigualdades sociales y económicas de Europa, donde la oligarquía utiliza la democracia como herramienta para explotar desvergonzadamente a sus semejantes, convirtiendo a los nuevos trabajadores en semiesclavos con salarios de miseria y contratos basura, donde se ha restablecido el derecho de pernada y donde el abuso y atropello son consentidos por unos poderes políticos manejados como marionetas por el poder económico y donde los valores democráticos de aquella república han sido sustituidos por un sistema, cuyo único Dios, es el Dios "Dinero", dinero que compra, vende, trafica, corrompe y envilece las voluntades de los hombres justos.
Si, por desgracia tenemos que constatar que la revolución social que pretendía construir un mundo mejor, mas solidario y mas justo ha fracasado, porque somos un país de cavernícolas, un país donde se actúa bajo los impulsos de las vísceras y no del cerebro y donde nuestros instintos son todavía aquellos primitivos en los que se destruía a lo semejantes en una clara ambición de imponerse sobre los demás, siempre por la fuerza, nunca por la inteligencia. 10.000 años después los españoles apenas hemos evolucionado. Seguimos en la época de las cavernas y el hombre es el mayor enemigo del hombre. Que tremendo fracaso.

         

No hay comentarios:

Publicar un comentario