domingo, 21 de abril de 2019

UN FUTURO INCIERTO EN UNA ESPAÑA REVUELTA

A punto de celebrarse las elecciones generales el temor y la incertidumbre cunde entre los españoles. Sánchez se las promete muy bien, pero todos sabemos que si dan los números pactará antes con Ciudadanos que con Podemos. El tripartito promete cambiar las cosas, pero aplicando políticas que harán retroceder a la sociedad española a los años 60 del siglo pasado. Nuestra Constitución es garante de nuestra seguridad, libertad y protección social, pero hoy día está depreciada y en su mayoría (sobre todo en lo que atañe a los asuntos sociales), está ninguneada. Así estamos, cuando las incoherencias surgen por todas partes de nuestro espectro social, tanto nacional como europeo. Mientras una lluvia de millones se va a destinar a la reparación de la Catedral de Notre Dame, las políticas de Macron arrecian y recorta de forma drástica las ayudas sociales, al tiempo que en el mundo mueren diariamente 3.000 niños por hambre. La libertad religiosa en España permite la apertura de iglesias, mezquitas y templos de todas las religiones, mientras que las iglesias católicas son quemadas y sus fieles asesinados, como ha pasado recientemente en Sri Lanka. Las Universidades españolas con su enseñanza superior se han convertido en el mejor negocio y el más rentable, cuyos beneficios superan en algunos casos el 50%, mientras solo el 19%  de los graduados, terminan sus estudios con posibilidades reales de trabajo; El otro  81% se gradúan con la única expectativa de trabajar en el sector servicios (camareros, cocineros, pinches, dependientas, cajeras, peluqueras, controladoras, etc) o irse directamente al paro a casa de sus padres con un porvenir totalmente incierto. Casado ha prometido bajar los impuestos de forma generalizada, pero sobre todo a las grandes fortunas, con la intención de acometer recortes brutales en el gasto social, para equilibrar la balanza de pagos. Nuestros pensionistas votan mayoritariamente al PP, a sabiendas incluso de que si gobierna el tripartito de la derecha, se congelen, o aún peor, se recorten sus pensiones y se disminuya la base de cotización con la consiguiente disminución de las futuras. No se habla en estas elecciones de corrupción, pero no podemos olvidar que en el PP todavía quedan 177 causas pendientes de juzgar, donde se ha saqueado y dilapidado los fondos públicos de todos los españoles y se ha defraudado al fisco con los paraísos fiscales en mas de 100.000 millones de euros. España ha tenido una época después de la transición donde se han recuperado derechos y libertades, se ha mejorado el estado del bienestar y se ha dignificado la vida de los españoles, hasta la llegada del PP, en la que la bolsa de pobreza ha vuelto a aumentar en mas de 6 millones de personas y se han privatizado las entidades públicas de contenido social, con una reforma laboral que ha sido utilizada como herramienta por los patronos para convertir a los trabajadores en parias con contratos basura y salarios de miseria, que no les sacan de la pobreza. Y si hemos recuperado un poco con las medidas sociales del corto gobierno de Pedro Sánchez, si gana el tripartito, la clase trabajadora volverá a estar con el culo al aire y a expensas de la conveniencia de los intereses de la empresa y el patrón, donde terminarán desapareciendo todos los derechos laborales que protegían a los trabajadores. Y así estamos. De nosotros dependerá el futuro que tengamos. O una España de recortes o una España de derechos. Tu decides.

No hay comentarios:

Publicar un comentario