miércoles, 12 de junio de 2019

LA POLÍTICA EMPIEZA A OLER A PODRIDO.

He empezado a aborrecer a la política y a los políticos y no es porque no tengamos que hacer política, es que la que estamos viendo en las últimas semanas dan ganas de vomitar. Al final detrás de tanto pacto y desacuerdo de lo que se trata es de adquirir cuotas de poder y poltronas, excepto los de VOX que esos van de comparsas. En Madrid hemos tenido dos alcaldes que han significado mucho para la capital, pues han contribuido al progreso, la modernización y la cobertura y ampliación de derechos y libertades. Estos dos alcaldes fueron Tierno Galván y Manuel Carmena. Ahora entra la derecha de nuevo tanto en la Comunidad, como en el consistorio madrileño y eso significa que Madrid retrocederá 40 años. Los madrileños han preferido votar a un gobierno de derechas formado por el tripartito que se hará con la Comunidad y la Alcaldía, a pesar de que tres de los anteriores presidentes han sido imputados y encarcelados por diversos motivos de corrupción y a pesar de que la Botella, apoyo la adquisición de vivienda pública a los fondos buitre que han disparado los alquileres a un precio que ya no está al alcance de un salario y una pensión de tipo medio. No solo eso sufrirá, también le tocará a la educación y a la sanidad, por un lado favoreciendo a los colegios de la concertada si son religiosos, para seguir adoctrinando por cojones a los estudiantes y por otro privatizando hospitales y servicios públicos. Que los madrileños votaran a la Díaz Ayuso después de decir que echaba de menos los atascos de Madrid a altas horas de la madrugada, da idea de la absurda e incoherente forma de pensar, donde pareciera  que  la responsabilidad, la buena conciencia y la moral, comulgue con la reprobable conducta de los anteriores gobernantes del PP. Ciudadanos ha olvidado su política de regeneración y ahora no duda en aliarse con el PP a pesar de tener 32 causas pendientes por corrupción y con la ultraderecha de Vox aunque digan por activo y por pasiva que ellos con VOX nada. Como decía el catalán "la pela es la pela" y Cdns no desprecia  una consejería o una presidencia por naderías de ultraderecha. Ver para creer.
En cuanto a Podemos, está claro que tanto Pablo Iglesias como Irene Montero, buscan desesperadamente afianzarse en sus puestos a través de cargos destacados en el nuevo gobierno del PSOE, para mantener la poltrona y las cuotas de poder y seguir a la cabeza de la formación (eso si, después de la purga que ha descabezado la dirección de Podemos para mayor gloria de Irene Montero), y seguir haciendo frente al casoplon y a su aburguesada condición, aunque se empeñen en decir que lo hacen para asegurar las políticas sociales y lograr que los ciudadanos vivan como ellos. Todo huele a podrido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario