miércoles, 19 de junio de 2019

MADRID ESTÁ DE LUTO

Madrid se viste de luto. El pacto del tripartito de la derecha logrando el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, ha caído como un mazazo entre los madrileños, que ven como sus aspiraciones de tener una ciudad sin contaminación, moderna, solidaria y social se va a convertir por designio de esa derechona rancia y esa retrógrada extrema derecha en el Madrid opaco, gris, de riqueza insultante y pobreza desesperante, en un Madrid de atascos e irrespirable, en un Madrid de ricos y mendigos, de farsantes y corruptos. Los madrileños votaron a esa derecha que ha estado inmersa en multitud de casos de corrupción, que ha saqueado las arcas de la comunidad y el Ayuntamiento y que ha privatizado servicios sociales, hospitales y centros de la tercera edad; una derecha que va contra el progreso, la libertad, los derechos humanos y pretende acabar con el estado del bienestar. Los madrileños, han preferido que gobiernen los que primero miran por sus intereses y poltronas, antes que en los intereses de los ciudadanos. No les ha importado que los cuatro últimos presidentes del PP en la comunidad de Madrid están imputados por delitos de corrupción y ahora en libertad bajo fianza. Que la Ana Botella vendiera la vivienda pública a fondos buitre para que desalojasen a los inquilinos que pagaban alquileres sociales y propiciase una ley de desahucio inmediato sin alternativa de habitabilidad, que ha dado facilidades para la subida indiscriminada de los alquileres. La Botella se fue con una deuda de 8.000 millones de euros. Manuela Carmena dejó el Ayuntamiento con un superávit de 2.800 millones. Esta derechota rancia que ha entrado en la comunidad de Madrid y en Ayuntamiento pretende reducir derechos y libertades ya consolidados y hacernos retroceder 60 años, ya que esta contra la Ley de memoria histórica,  la Eutanasia, el aborto, el colectivo gay, la homosexualidad y la violencia de género que pretende que pase a llamarse violencia intrafamiliar y entre sus objetivos está en imponer de nuevo la religión por cojones no solo en colegios concertados sino en los públicos a fin de adoctrinar a los alumnos, bajo la supervisión de los obispos, incrementando la subvención a aquellos colegios religiosos que incrementarán su plantilla el 100% de profesores de religión. Una derecha que va a seguir privatizando la sanidad y reduciendo los centros públicos de enseñanza. Los madrileños han preferido olvidarse de su conciencia, su moral, su decencia y dignidad, para votar a los que carecen de ella. A veces me avergüenzo de mi país y de su gente. No evolucionamos y seguimos anclados en el instinto retrógrado y animal del hombre de las cavernas. Nunca llegaremos a igualarnos al resto de los países europeos que nos sacan 100 años de ventaja en todos los aspectos. Lo dicho, medio Madrid está de luto, frente a otra media que brinda por el pacto de perdedores y por la demostración eufórica de su fuerza cavernícola. Para llorar.

          

No hay comentarios:

Publicar un comentario