jueves, 18 de julio de 2019

CUANDO LA POLÍTICA ES UN NEGOCIO

En este país desde siempre, cuando la derecha en todas las ocasiones se une y vence, la izquierda se divide y pierde. La infamia que Pablo Iglesias esta a punto de volver a repetir votando no a la investidura de Pedro Sánchez, es una buena muestra de ello.
La grandeza de un político se mide por sus valores, su integridad, su honestidad y su espíritu de servicio al ciudadano, pero cuando sus únicas aspiraciones son entrar en política para hacer de esta un negocio y trepar a través de ella, está demostrando su miseria y ruindad como político y como persona.
España no se puede permitir unas nuevas elecciones y los españoles lo aceptarían indignados y a regañadientes, lo que equivaldría a una abstención alarmante sobre todo para la izquierda, que no comprendería que hayan votado para que un gobierno realice las políticas a las que aspiran, y estas quedaran paralizadas de nuevo.
Las exigencias de Iglesias a cambio de votar si a la investidura, anteponiéndolas a las acuerdos sobre programas y políticas sociales, demuestran que su único interés es trepar a base de poltronas, y cargos que  le permitan obtener el poder. ¿Que clase de político es aquel que antes de hablar de programas y de las políticas de emergencia que interesan a los ciudadanos, exige un gobierno donde  tenga ministerios y vicepresidencias?
Ahora hace una consulta a sus bases con un planteamiento tramposo, donde la única respuesta posible es la que le garantiza a el la continuidad al frente de la formación morada y con ello rompe los puentes de entendimiento con Pedro Sánchez, lo que implica que muy posiblemente iremos de nuevo a elecciones, algo que ya he dicho incomoda e irrita a los ciudadanos sobre todo a los de izquierda.

Está claro que esta forma ególatra de actuar de un político, ni es progresista, ni democrática al ser tramposa, ni honesta. Supongo que los militantes se van dando cuenta de a lo que realmente aspira  Pablo Iglesias y lo que queda de su ejecutiva después de hacer la purga y deshacerse de todos aquellos que le hacían sombra y actuarán en consecuencia. Esta es la clase de políticos que España y los españoles no quieren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario