martes, 9 de julio de 2019

LA DEGRADACIÓN DE LA CLASE POLÍTICA.


Estupor es lo que sentimos los españoles cuando contemplamos los trapicheos y los tejemanejes de los políticos a la hora de hacer pactos de gobierno. Vergüenza al ver que por encima de programas y medidas que beneficien a los ciudadanos, lo primero que pactan son sillones, poltronas, cargos y sueldos. Ha quedado demostrado que lo que persiguen no es el interés y bienestar de los ciudadanos, sino su propio interés, sus ansias de poder y poltrona y el asegurar lo primero su status social y económico ¿Y los ciudadanos? los ciudadanos, si eso, después...
Tenemos ejemplos todos los día, desde la formación de Podemos con Pablo Iglesias e Irene Montero que aspiran a ocupar puestos en un gobierno de coalición con los socialistas o tumban la investidura de Pedro Sánchez, lo que conllevaría a paralizar todas las políticas sociales y de progreso que necesita España. Eso es lo que se esconde detrás de la falsa ideología de los dirigentes de Podemos (Pablo Iglesias y su mujer). una ambición desmedida de poder y poltronas, muy por encima de las medidas sociales que tanto pregonan. !!Sinvergüenzas!!
Incluso han llegado a tal grado de obscenidad que en muchos Ayuntamientos la primera medida ha sido subirse el sueldo, en algunos casos hasta de un 40 %, dándose el caso que hay alcaldes y presidentes de Diputación que cobran mas que el Presidente del Gobierno, y todo esto oiga, con el dinero que aportan mediante sus impuestos los ciudadanos a las arcas del  Estado, Municipio o Comunidades.
Si esto es lo que hacen tan solo iniciar la legislatura, que podemos esperar cuando empiecen a gobernar.  Mienten los políticos mas que hablan y es tanto el grado de hipocresía que a veces dan ganas de vomitar.
Es lo que pasa con la formación política de Ciudadanos, donde aparentan una cosa, pero en realidad son otra. Lo mas patético es que se expresan ante la opinión pública como si los españoles fuéramos retrasadillos o cortitos de entenderás. La ambigüedad con la que se muestran con Vox a la hora de hacer pactos es totalmente ridícula. O toman por tontos a los de Vox o nos toman por tontos a todos los demás. Siento un asco hacia ellos difícil de soportar. No me gusta Vox, pero prefiero el ataque directo de esta formación, que la estratagema hipócrita y falsa de Ciudadanos que nació para regenerar la política y acabar con la corrupción y no ha tenido reparos para pactar con el PP, apartando principios, valores y moral, a cambio de lograr su cuota de poder. Y los demás partidos andan a la zaga, pues ninguno destaca por su integridad, honestidad y moral. Solo se salva a mi juicio, Miguel Ángel Revilla, el Presidente de Cantabria.
España empieza a parecerse a esa España celtibérica que agrupados en mas de 400 grupos étnicos, cada uno tenia su cuota de poder y su ocupación constante y diaria es pensar en como podían arrebatar el del vecino, hasta constituir un grupo lo suficientemente fuerte que pudiera dominar a los demás.
Y mientras esto pasa señores, los afortunados políticos, diputados y concejales que no han formado gobierno, están cobrando sus sueldos, por la cara, sin trabajar, sin dar palo al agua, mientras el españolito de pie, suda, sufre y trabaja para llevar un mísero sueldo a su casa. Qué bochorno, qué poca vergüenza, que latrocinio.
Más de 6.000 años de historia, de luchas  constantes, de crueles guerras, de avance y retroceso, y el ser humano no solo no ha evolucionado, sino que retrocede mentalmente a la época de las cavernas, donde imperaba la ley del mas fuerte para someter a los demás. Ahora se entiende que las demás naciones europeas nos saquen 100 años de adelanto y ventaja, no solo en bienestar y progreso social, sino en inteligencia, humanidad, democracia real y decencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario