jueves, 4 de julio de 2019

Y PODEMOS SE QUITÓ LA MÁSCARA


Todos recordamos aquel 15 de Mayo, donde a modo de Mayo del 68 en Francia, le echamos un pulso al gobierno en nuestras demandas de cambio político y social, creímos en una nueva revolución que nos trajese el cambio el progreso y la libertad. Con ese propósito se creó una formación política que por iniciativa de varios profesores del mundo universitario, se plasmó en lo que en su día se llamó  Podemos, y con esa ilusión recibió el apoyo de casi 5 millones de votantes que confiaron que a través de esta formación iba a llegar el cambio y la redención para las clases sociales más desfavorecidas de este sufrido país
Pero el desencanto y  la desilusión han hecho que esta formación política se vaya desinflando como un globo pinchado con varios agujeros, pues como siempre pasa en política por desgracia, una cosa es el espíritu revolucionario y otra el llevar a término políticas y programas que beneficien a los ciudadanos.
La "PURGA" estalinista que Pablo Iglesias e Irene Montero han hecho en la dirección de Podemos, ha descubierto los verdaderos intereses de los dirigentes del partido. Una lucha descarnada por las poltronas y el poder, donde el que más peso político ha tenido ha desplazado a sus compañeros de la competición, para al final quedar solo 2 (Pablo e Irene) que se han repartido todo el poder.
Teniendo a las puertas la investidura de Pedro Sánchez, esta formación en un alarde ambición, ansias de poder y cargos ministeriales, han pedido al gobierno del PSOE que, o entran a formar parte de un gobierno de coalición o tumbarán la investidura.
Ante esta actitud los militantes y simpatizantes de la formación morada no dan crédito a lo que ven y escuchan, pues ni en sus peores pesadillas  creerían que una formación política que se fundó por el pueblo, para el pueblo y todo por el pueblo, plantee  una propuesta de cargos y poltronas por encima de programas y medidas sociales.
Si al final Pablo Iglesias no apoya la investidura de Pedro Sánchez y vamos de nuevo a elecciones, habrá paralizado toda la agenda social hasta que haya nuevo gobierno y con ello paraliza el cambio que estamos demandando en políticas sociales como la mejora de la Sanidad, la Educación, la derogación de la Reforma Laboral, la derogación de la Ley Mordaza, una nueva LOMCE tan demandada por estudiantes y profesores, paralizará las medidas urgentes de ayuda a la dependencia, a los mayores de 52 años desempleados, las ayudas al colectivo infantil que sufre pobreza y hambruna, paralizará un cambio en materia de vivienda, alquileres y desahucios, paralizará el debate sobre la Eutanasia, el cambio de la Ley Electoral, etc, etc,.
El desencanto y la desilusión se han hecho presa de tantos militantes y simpatizantes de una formación que llenos esperanza e ilusión  y que hoy día ve como detrás de tanta propuesta, mentiras, promesas, palabras y demagogia, solo se esconden unas ansias descontroladas de poder, cargos y poltronas que primen los intereses de los dirigentes de la formación morada, por encima de los intereses de los ciudadanos que les votaron.
 Que verguenza, que desilusión, que triste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario