jueves, 3 de octubre de 2019

A VUELTA CON LAS PENSIONES


Si no se cambian las políticas fiscales, la sostenibilidad de las pensiones no será viable
Las pensiones por ahora no están en peligro. El costo total de las mismas corre a cargo de los Presupuestos del Estado, no de la hucha de las pensiones. Ahora bien, el Estado no incluye las pagas extras, ese es el motivo porque el que se ha vaciado la hucha de las pensiones, aparte de otros agujeros que se han tapado a costa de dicho fondo, que vació el Sr. Rajoy. Pero lo que sangra no es esto, sino la situación penosa en que se encuentran una gran mayoría de pensionistas.
La desigualdad en la percepción las pensiones es obscena. Es verdad que todo depende de la base de cotización y cada uno es merecedor de recibir la pensión según su cotización, pero lo que no es de recibo es que mientras en los demás países las pensiones mínimas sean de 1200 euros en España existan pensiones de 320 euros. Un 47,9% cobra una pensión de menos de 650 euros. Imaginaros que estos pensionistas vivan en ciudades donde además de la cesta de la compra, tengan que pagar un alquiler. Esto es tercermundista, injusto e inmoral y el gobierno debe darle una solución. De momento mantener la subida del IPC para las pensiones, para los que cobren hasta 1400 euros y congelar las que superen esa cifra, por lo menos hasta que la economía y el empleo se recupere. Lo siguiente es dignificar la pensión mínima, sobre todo a los que hayan cotizado a un mínimo de 900 euros como recomienda la U.E.. Los subsidios y las pensiones no contributivas deberán regularse desde otra perspectiva.
Está claro que con los ingresos a la seguridad social no se pueden financiar las pensiones y mucho menos cuando llegue la jubilación del Baby Boom, que serán 3 millones de jubilados mas en 5 años.
Si no se establece otra política social, corrigiendo la Reforma laboral,  y los salarios no suben para que la cotización sea mas acorde, que supongan mas ingresos a la seguridad social, el Estado no tendrá mas remedio que subir drásticamente los impuestos o eliminar servicios públicos, lo que dañará el estado del bienestar. La otra opción es recurrir a un plan de pensiones privados, pero eso solo afectaría a una élite , ya que la mayoría apenas llega a fin de mes, o hacer que esta contingencia sea suplida por la empresa que dedique parte del salario a una bolsa donde al final el trabajador reciba lo acumulado para sostener su pensión. 

   En fin que lo que está claro es que se necesita un pacto de todas las fuerzas para darle un viabilidad a las pensiones del futuro, para evitar situaciones que solo causarían caos y antagonismos sociales de previsiones muy  preocupantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario