viernes, 11 de octubre de 2019

LA ABSTENCIÓN SERÁ EL TRIUNFO DE LA DERECHA

LA IZQUIERDA SE JUEGA SU FUTURO Y SU BIENESTAR
Es cierto que los ciudadanos estamos hartos de tantos debates, de tanta política y de los políticos, pero sobre todo de tener que ir a votar "otra vez". Pero tenemos que ser conscientes de que esa desidia y desánimo a la hora de votar de nuevo, puede tener dramáticas consecuencias para el progreso y el bienestar social de la mayoría de los ciudadanos, ya que nuestra abstención podría dar el triunfo al tripartito de la derecha, con las consecuencias tan negativas que tendría para la mayoría de los ciudadanos.
Porque la tendencia es que la abstención siempre se produce mayoritariamente en la izquierda, mientras que la derecha votará en masa, unidos como una piña, pues ellos saben que defienden su status social, su escandalosa riqueza, su impunidad ante los abusos laborales, ante la corrupción, la obscena explotación, ante el saqueo y mangoneo de las arcas públicas, mantener su prepotencia, y diferenciarse de las clases sociales mas pobres, excluyéndolas y marginándolas, desde sus poltronas de poder y ambición.
¿Saben lo que ocurrirá si la abstención da la victoria en las elecciones al tripartito de la derecha? Pues que España sufrirá un retroceso de 60 años en derechos y libertades, en bienestar social y en progreso.  Volvera la España de los fondos buitre, de la corrupción y mangoneo de las arcas públicas, la España de los caciques, los terratenientes, los capitalistas sin escrúpulos y los banqueros usureros, la España rancia de los obispos y el clero, la España de los nobles y vasallos, señores y siervos, amos y esclavos, señoritos y criadas. No solo eso, nuestras pensiones serán congeladas de nuevo y las pondrán en peligro, las bases para acceder a una pensión se endurecerán y promoverán las pensiones privadas, privatizarán y apoyarán la enseñanza concertada en los colegios privados y religiosos, impondrán la educación selectiva para que solo los mejores tengan oportunidades, reduciendo al mínimo las ayudas a la enseñanza pública, para que solo los niños de papa puedan costearse la universidad, privatizarán la sanidad pública, eliminarán lo subsidios y ayudas a la dependencia, eliminarán los impuestos a las grades empresas y fortunas y subirán los de la clase media y trabajadora, endurecerán la Reforma Laboral, la Ley Mordaza,  los supuestos contra el aborto y la eutanasia, la ley de género contra el maltrato y no me extrañaría que los párrocos vuelvan a hacer las listas de los que acuden a misa.
En fin que de nuevo estamos obligados a ejercer nuestro derecho al voto, si queremos que los demás no nos impongan sus políticas retrogradas y dañinas.

Por eso es crucial que la izquierda vote y no se abstenga, para que luego no tenga que lamentarse como ya pasó en Andalucía y en Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario