miércoles, 16 de octubre de 2019

LA PASIVIDAD Y TIBIEZA DEL GOBIERNO CON CATALUÑA

MIENTRAS CATALUÑA ARDE, EL GOBIERNO MIRA PARA OTRO LADO
Que ante una situación de violencia extrema (guerrilla urbana), el gobierno de Pedro Sánchez siga sin tomar medidas, es una dejadez de funciones y una irresponsabilidad que no hace sino agravar la situación. Que ante el desacato continuo de Torra y las continuas arengas  a los CDR para que  ejerzan presión y opten por la desobediencia civil, el gobierno siga sin aplicar ya la ley de seguridad nacional y el 155, es mostrar una debilidad institucional, cuando no una connivencia. Que no se haya detenido a Torra después de apoyar a los 9 CDR que fabricaban explosivos para atentar contra instalaciones del gobierno de España o personas del mismo, es una dejadez impropia de un gobierno que se preocupa de que se haga cumplir la ley y el orden constitucional. Un presidente de una comunidad , no puede arengar a la gente, en contra de la legalidad y el gobierno establecido
 Bien es sabido que Cataluña es el cáncer, que hay que extirpar cuanto antes para evitar su propagación. En este sentido la actitud del Gobierno no ha estado a la altura de lo que requiere la situación, mostrando tibieza, debilidad y falta de coraje.
Cuando la Guardia Civil detuvo a los 8 terroristas  del CDR que estaban fabricando bombas para atentar contra la instituciones públicas y Torra les defendió, Pedro Sánchez tenía que haber ordenado su detención y haber aplicado el 155 de inmediato.
De ninguna manera un gobierno puede permitir que el gobierno de una comunidad, cometa desacato un día si y el otro también y continuamente estén animando a que los ciudadanos realicen actos de desobediencia, y manifestaciones que derivan en desórdenes públicos, como los que se han producido estos días.
Pedro Sánchez, vuelvo a repetir esta actuando con demasiada condescendencia, con demasiada mano izquierda, con demasiada tibieza, con el desafío que esta suponiendo la deriva catalana, sobre todo cuando siguen manifestando su decisión de seguir luchando por la independencia, en un enfrentamiento continuo, y Sánchez, ya sea por motivos electoralistas o por otras cuestiones, esta permitiendo que sigan envalentonándose y seguir retando a la legalidad. Ante la ocupación del aeropuerto del Prat, el corte de carreteras y vías ferreas, son actitudes subversivas que un Estado de derecho no puede permitir.
 Que el Gobierno no haya actuado con contundencia antes estos desórdenes públicos, demuestra una debilidad que no se comprende, o una connivencia sospechosa y si no es capaz de actuar como requiere la Ley y nuestra Constitución, es dar alas a que otros poderes tomen la iniciativa.
¿A que espera este gobierno para tomar decisiones mas drásticas y acabar con esta deriva que solo empeorará con el tiempo? ¿Es que tiene que intervenir el ejercito para garantizar la Unidad de España, el orden constitucional y la integridad territorial?

Sr. Sánchez, acabe ya con este delirio catalán, antes de que la situación puedan derivar en sucesos de imprevisibles consecuencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario