jueves, 12 de diciembre de 2019

MAS VALE HONRA SIN BARCOS, QUE BARCOS SIN HONRA


Sánchez cruza el Rubicón y quema sus naves
La decisión de Sánchez marca de forma inexorable su declive personal y su hundimiento como político, pues al optar por el gobierno Frankenstein, dependiendo de los independentistas de ERC y de los radicales de Podemos, no solo hipoteca el futuro de España, también hipoteca su futuro político, ya que quedará estigmatizado y desacreditado para siempre.
Pactar con los independentistas para formar gobierno a sabiendas de que cualquier decisión que tome estará condicionada por el apoyo y demandas de los que pretender separarse de España, es un despropósito y un esperpento que solo traerá desafección, perdida de confianza y lo que es peor el declive de la economía y  el empobrecimiento de España y de los españoles.
Pedro Sánchez desde el momento en que se ha desdicho de todo lo que dijo un mes antes, perdió la credibilidad y la confianza de todos sus votantes y de todos los españoles. Echarse en brazos de los independentistas y de los de Podemos, es embargar su futuro político y el de España y el mayor error que ha cometido un político desde que tenemos democracia en España.
Permitir que 350.000 votos de ERC, manden sobre los 31 millones restantes de votantes y manejen los destinos de 46 millones de ciudadanos es una incongruencia y una humillación para el resto de los españoles que se atragantan con esta nefasta decisión y que no pude traer nada positivo para  la gran mayoría.
 Las artimañas de Sánchez son demasiado evidentes. Pretende ganar tiempo, convocando a los presidentes autonómicos para tener mas tiempo para pactar con ERC y meter de tapadillo a Torra en las negociaciones, al tiempo que oculta los verdaderos términos del acuerdo con Podemos y ERC, en una maniobra de trilero, algo que nadie esperaba de la nobleza que Sánchez había demostrado, convirtiéndose en la investidura mas opaca de la democracia.
 Un gobierno, con un Sánchez de rodillas, un Podemos que solo ambiciona poder y poltronas para imponer sus políticas radicales, con una ERC que solo aspira a dividir a España, con su delirio independentista, y 11 partidos mas que  serían claves para sacar adelante cualquier ley, sería un gobierno tan estrambótico que no tendría ningún futuro y podría generar situaciones de imprevisibles consecuencias
Tan esperpéntico es el acuerdo al que quiere llegar Sánchez que hasta sus propios barones se echan las manos a la cabeza, tachándolo de barbaridad y desastre.
Esperemos que puedan impedirlo, por bien de España y los españoles.


No hay comentarios:

Publicar un comentario