martes, 3 de diciembre de 2019

UN MUNDO CRUEL, INSOLIDARIO, INJUSTO Y DESIGUAL

LA ACUMULACIÓN DE RIQUEZA EN MANOS DE UNOS POCOS, CON LA GRAN MAYORÍA SUMIDA EN LA POBREZA, ES UNA OFENSA Y UN DELITO CONTRA LOS DERECHOS HUMANOS

Se ha iniciado el mes de Diciembre, ese mes en que  todo nos suena a fiesta, a celebraciones, esplendidas cenas, nocheviejas de encanto, suculentos manjares y opíparos banquetes, y hacemos por no ver esa parte de la población que pasa penurias y necesidades, que no llega a fin de mes y que sufre una pobreza extrema, que no le permitirá siquiera poder calentarse este invierno, y es de una injusticia tremenda que mientras unos naden en la abundancia acumulando riqueza de forma poco honesta, otros sufran miseria a pesar de tener trabajo que no les sirve para pagar la hipoteca o los obscenos precios del alquiler y no le llega para cubrir las necesidades mas básicas, como alimento, vestido o techo. (La presunción de Donald Trump, mostrando a las cámaras la ornamentación navideña de su mansión, es una clara muestra de despilfarro y derroche, que supone una prepotencia obscena de su escandalosa riqueza, y un desprecio hacia los que menos tienen). Por tal motivo me vais a permitir que rescate dos viejos artículos de mis blogs, que he vuelto a reponer con motivo de las  "Fiestas Comerciales de Invierno" a los que algunos siguen llamando "Navidad". Y es que en los momentos actuales que vivimos, con estas escandalosas diferencias económicas y sociales que estamos padeciendo, invitan a una reflexión profunda sobre que clase de sociedad tenemos y que mundo estamos construyendo, y lo peor, que clase de mundo vamos a dejar a nuestros hijos.

Mundo rico, mundo pobre
Las filas de la verguenza

No hay comentarios:

Publicar un comentario